A Renato lo deportaron, pero salió adelante 
×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Historias humanas
A Renato lo deportaron, pero salió adelante
Ángel Martínez
~
08 de Agosto del 2018 09:55 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Ángel Martínez / Al regresar a Fresnillo, puso su changarro para llevar el pan a su casa.
Ángel Martínez / Las de chamoy son las que más vende.
Ángel Martínez / En lugar de deprimirse por su situación se volvió comerciante.
Ángel Martínez / Renato emigró a los Estados Unidos, pero lo deportaron hace 8 años.
Ángel Martínez / Vende nieves raspadas de varios sabores.
Ángel Martínez / Vende en el centro de Fresnillo.
Ángel Martínez / Cuando hace frío, mejor vende tamales y atole.

FRESNILLO.-  Renato Flores Páez decidió vender nieves raspadas en Fresnillo, luego de que lo deportaran de Estados Unidos tras varios años de vivir allá. Pero no solo eso; en la temporada de frío ofrece tamales y atole.

Don Renato explicó que el comercio ha formado parte de su vida, pues en la Unión Americana ofrecía cremas y champú, productos que le permitían obtener un ingreso en su hogar.

Al llegar a Fresnillo en el 2010, tuvo que buscar una manera para tener un sustento y optó por montar un puesto de nieves al que denominó Las MB, es decir Las Más Buenas, él se instala en las inmediaciones del Minera Fresnillo PLC los fines de semana.

Mientras que entre semana recorre las calles de la zona Centro del municipio, como la calle Reforma y la avenida Juárez, donde aprovecha para ofrecer sus nieves de raspado en cada local.

“A mí me gusta esta actividad porque aprendí a elaborar los jarabes, y aunque al inicio no sabían tan ricos como ahora, pero con el tiempo se perfeccionaron y fue otra persona, que ya murió, quien me enseñó a elaborarlos”, agregó.

Las nieves de raspado son para todos los gustos, desde quienes buscan un jarabe combinado con chamoy, hasta quienes buscan un sabor más dulce como la tradicional vainilla o  algunos prefieren la especialidad de la casa, que es una combinación de fresa con plátano a lo que le denominan  gloria.

Cuando elabora los jarabes, don Renato invierte al menos 45 minutos, para ello se utilizan frutas del día, así como ingredientes naturales.

Flores Páez dijo que trabaja en el oficio del comercio con orgullo y gusto y con la expectativa de que la persona que compre  su nieve de raspado se lleve su producto  con gusto y sea bien atendido.