×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Razonar para actuar
Gerardo Luna Tumoine
~
07 de Agosto del 2018 14:22 hrs
×


Compartir



Liga Corta




En el trascurso de la vida el ser humano necesita una motivación y donde refugiarse para salir adelante de sus situaciones y problemas personales, a esas motivaciones les llaman fe o convicción, algunos erróneamente recurren a la superstición.

Una parte fundamental de nuestro cuerpo es la mente o cerebro, como lo quieran llamar, donde radica el origen de esa motivación. Para ello requerimos ejercitarla de una forma práctica. Al ser humano le cuesta trabajo concentrarse, y no se diga meditar, necesitamos desarrollar la capacidad de la concentración para poder ordenar las emociones.

Admiro a las personas que practican yoga, porque enfocan su energía hacia la flexibilidad mental y física. La mayoría de las personas que no practican yoga o una disciplina similar, ¿qué les pudiera ayudar para conseguir la concentración?

Los juegos de mesa son una buena opción, como el dominó, cartas, ajedrez, y todos los demás juegos que existan. Eso les va ayudar a empezar a desarrollar una buena concentración, así como ordenan sus fichas, sus cartas estratégicamente  para conseguir un objetivo, de la misma manera lograran empezar a ordenar, practicar las emociones, pensamientos y tener paz mental.

El objetivo de estar concentrados es entender la realidad y trasformar la mente, esto se hace a través de la reflexión, meditación, con la razón y no con la oración.

Necesitamos estudiar, entender, más que rezar, porque cuando se reza por tradición, sin estar concentrado, no te lleva a una realidad clara, es por eso que no se avanza en el diario vivir, las personas no se convierten por rezar, todo se encuentra en la modificación de sus actos, el esfuerzo es clave, al igual que la dedicación.

Todas las referencias que tenemos en la historia desde santos, líderes espirituales y sociales, se han destacado por sus acciones, basta analizar la vida de San Pablo, Fray Antonio Margil de Jesús, si ellos no hubieran caminando, no se hubieran esforzado, no hubieran logrado la evangelización.

También lo podemos ver en personajes contemporáneos como Nelson Mandela, activista que se dedicó al combate del racismo institucionalizado, la pobreza y la desigualdad social, Gandhi, un destacado dirigente del Movimiento de Independencia Indio para lo que practicó la desobediencia civil no violenta, y muchos luchadores sociales que nos encontramos en el diario vivir.

“Para hacer del siglo 21 una era de paz necesitamos aprender cómo desarrollar la paz mental y cómo hacer frente a nuestras perturbadoras emociones. Cuando estamos físicamente enfermos buscamos y encontramos un remedio. Necesitamos un enfoque similar para crear una mente sana. Tomar drogas o emborracharse no pondrá fin a nuestras emociones perturbadoras. Tenemos que aplicar una especie de higiene emocional basada en una comprensión más clara de la realidad y el funcionamiento de la mente.” S.S.D.L.