×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Una fiesta culinaria internacional, en Casa Zacatecas
Norma De Luna
~
04 de Agosto del 2018 14:34 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Miguel Alvarado / Cuba vendió los tradicionales mojitos.
Miguel Alvarado / Esta fue una de las tardes más concurridas en Casa Zacatecas.
Miguel Alvarado / En la degustación también hubo una muestra de flamenco.
Miguel Alvarado / Representantes de Colombia vendieron comida y bebidas.

Colombia, Venezuela, Italia, Chile, Cuba y más sazones internacionales se ganaron el paladar de zacatecanos y turistas con platillos tradicionales de su región.

Decenas de familias se reunieron desde temprano para degustar la variedad gastronómica y asegurar que haya sido cualquier país que decidieran probar, valdría la pena.

Representando a Italia, Casa Iacono, preparó calzone rellenos de mozzarella de jamón, pizza de jamón y champiñones y un delicioso vino para degustar.

Una familia chilena ofreció un reconocido platillo, el arrollado, es carne de puerco cocida con hierbas y aderezado con paprica, se acompaña con puré de papa y chamorro.

Además humitas, que son tamales de la región, empanas y pan de chicharrón, para beber aguas frescas de frutas.

Mabel Díaz y su esposo Michelle, originarios de Cartagena, Colombia, tenían a la venta sancococho de costilla, dulce de frijol, arroz con coco y una rica agua de panela o piloncillo, como se conoce aquí.

Moros y Cristianos, fue un platillo muy solicitado por los comensales, es arroz con rice, costilla de cerdo en salsa, como se cocina en Cuba.

Y para finalizar la comunidad venezolana ofreció las inigualables papas rellenas de pollo y picadillo, acompañada de ensalada de repollo, zanahoria, y mayonesa dulce y salsa de cilantro.

Como postres, suspiros, realizados a base de clara de huevo y caramelo y volteados, rollos de piloncillo.

Además el papelón con limón y arepas venezolanas, similares a las gorditas zacatecanas.

Las diferentes comunidades extranjeras son radicadas en la capital por lo que algunos de los platillos no fueron cocinados por expertos, sino por el sazón que por tradición familiar adoptaron.