La duda, más que entendible