×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Crónicas de violencia
Vi llegar a la muerte de cerca
Lilith Rivera
~
18 de Julio del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / La saña con que mataron a un hombre para dejarlo en el asfalto.

Un viernes por la noche Sandra se dirigía a casa de una amiga, sin embargo nunca pensó que sería testigo de un acto lleno de maldad y violencia, en el que tres personas perdieron la muerte y hubo varios heridos de bala.  

Conducía su auto, cuando de pronto vio que de un bar alejado de la ciudad salió un grupo de hombres. 

De reojo observó que discutían entre ellos y pensó “borrachos”, mientras circulaba por ahí pudo escuchar que su pelea era por una banalidad como son los gustos musicales. 

Todo sucedió en un parpadeo

Ella siguió su camino y justo cuando pasaba por el establecimiento, describió que escuchó como el sonido que hacen las palomitas de pólvora al explotar y para sí pensó ¿palomitas? pero de inmediato relacionó la pelea con la explosión y cuando volteó vio cómo sujetos le dispararon a un hombre y luego cómo se subieron a su camioneta. 

Pensó que huirían, pero lo que presenció fue todavía peor, la víctima estaba tirada, sangrando debido a los impactos de bala y los gatilleros se subieron a su troca y el conductor le pasó por encima una y otra vez. 

Al escuchar los disparos salieron más hombres del bar y nuevamente una ráfaga de armas de grueso calibre se escuchó. 

En esa ocasión varios hombres cayeron; de inmediato murieron dos sujetos y uno más en el hospital. También hubo varios heridos. 

No terminó ahí

Los agresores se fueron en su camioneta, pero regresaron para pasarle con la camioneta encima a la primera víctima mortal, lo hicieron tantas veces que el cuerpo terminó sobre la carretera. 

Después de eso, los agresores huyeron con rumbo desconocido.

Acto seguido, el chofer de un autobús bajó de su unidad, retiró el cuerpo de la carretera y siguió su camino, pues debido a ese infierno el tráfico se había pausado en ambos sentidos y decenas de automovilistas, entre los que iban familias fueron testigos de esta sangrienta acción. 

La impresión que le causó ser testigo de ese hecho, razona Sandra, hizo que se quedara quieta sin saber qué hacer y aterrorizada no daba crédito a lo que acababa de presenciar y comenzó a temblar. 

Las luces y sirenas encendidas anunciaban que paramédicos y policías se acercaban. 

Nunca lo podrá olvidar

A lo lejos vio cómo acordonaban la zona y llegó a casa de su amiga temblando. 

Desde ahí se puso a revisar las noticias para aclarar qué era lo que había ocurrido y se dio cuenta de la magnitud de lo que ella pensó era una simple pelea de borrachos.