×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Trotamundos
Consecuencias del sargazo
Raúl Muñoz del Cojo
~
14 de Julio del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




La semana pasada tuvimos nuestra segunda junta de consejo directivo de la Asociación de Hoteles y en plática informal me enteré de las repercusiones del sargazo en las reservas de habitaciones para esta temporada, particularmente en Playa del Carmen y Cancún. Si bien las temporadas vacacionales en esta parte de México nunca son malas, los pequeños hoteleros de la zona temen verse afectados y están verdaderamente preocupados. 

A pesar de los esfuerzos que se hacen para el combate de este fenómeno, la cantidad que se espera esté llegando en la temporada a las playas, es superior a las seis mil toneladas. Para evitar la llegada de éste, según el secretario del Medio Ambiente de la entidad, se necesita hacer una labor titánica y sugiere poner cuatro barcazas en alta mar para colocar barras de contención que eviten la llegada de algas a las playas del caribe. 

El costo de estas embarcaciones es alto y se requeriría una por municipio, sin embargo también reconoce que esta medida no sería suficiente, ya que no se sabe el  lugar exacto de la llegada del sargazo a tierra. 

Actualmente los hoteles cuentan con cuadrillas para recogerlo durante el día, pero la realidad es que no se dan abasto. Como comprenderá, no hay cantidad de recursos  que alcancen para esta labor, pero se le está buscando una función a esta alga en alguna industria, punto que a la fecha aún no se ha determinado. La academia  de nuestro país de igual manera no ha determinado oficialmente algún uso de ésta ni el cómo se pueda evitar su arribo a las playas mexicanas.

Después de esta información, indagué un poco más para saber de dónde proviene esta alga y la razón de su llegada al caribe mexicano, la cual comparto con usted a continuación. 

Los expertos opinan que esta alga que llega del mar proviene del Mar de los Sargazos, una enorme concentración de algas flotantes ubicadas en el Océano Atlántico y que alcanza una extensión de 3 millones 500 mil kilómetros cuadrados, con una profundidad de hasta un metro y medio. Este mar se considera una región geográfica situada dentro del célebre Triángulo de las Bermudas. Aunque no lo crean, este fue descubierto por Cristóbal Colón en su histórico viaje a nuestro continente y el nombre se lo dieron los navegantes que le acompañaron en esa ocasión. 

El Mar de los Sargazos es una región del Océano Atlántico limitada por corrientes marinas que circulan como las manecillas del reloj, lo que produce el efecto de reunir las algas que la conforman. Curiosamente este mar forma parte de los legendarios peligros que han llamado la atención en el área del Triángulo de las Bermudas, ya que por la quietud y calma hacia el centro y por la ausencia de vientos, se le tiene como cementerio de veleros.  

La llegada del sargazo a México se tuvo hasta 201, pues previo a esta fecha, nunca se había visto este fenómeno del arrojo del alga del mar a la playa. Como usted comprenderá, estas algas representan molestias para los visitantes, aparte de que despiden un olor muy particular y aparecen como obstáculos para caminar por la orilla del mar y para nadar, ya que la sensación que causan no es nada agradable. 

Pocas ventajas tiene el sargazo, pero ofrece algunas para la conservación de las playas del caribe, ya que las algas tienen la capacidad de atrapar la arena que se escapa de las playas por el oleaje y el viento. Se ha observado también que junto a la masiva invasión de algas provenientes de éste, también hay concentraciones que viajan a través de las corrientes marítimas del sur.

Por ello han surgido varias hipótesis que van desde un aumento de temperatura o calentamiento global que ha impactado a la generación del sargazo en el Océano Atlántico Norte, donde está el Mar de los Sargazos, hasta contaminación de las aguas provenientes del Amazonas que entregan su caudal de agua dulce al mar en el cono sur. 

A fin de cuentas y como consuelo, si el sargazo frena la erosión de las playas que son un atractivo de nuestro destino más importante, el alga justifica su conservación “in situ”. Por ello, lo ideal será hacer conciencia de la importancia del mismo, limpiar el exceso y permitir que la naturaleza haga lo suyo para la conservación de nuestras hermosas playas. 
Pues ya sabe, si en este verano su destino es Cancún o Playa del Carmen no se queje del sargazo, quiéralo y permita que la naturaleza haga su trabajo, ya que solo así podremos disfrutar el destino por muchos años más. Hasta la próxima.