×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



A Uruguay se le escurrió el sueño de las manos ante Francia, que espera a Brasil o Bélgica
AFP
~
06 de Julio del 2018 17:21 hrs
×


Compartir



Liga Corta




AFP / El capitán de Uruguay, Diego Godín, abraza al atacante Luis Suárez luego de la derrota ante Francia en cuartos de final del Mundial de Rusia, el 6 de julio de 2018.
AFP / Estadísticas de Brasil y Bélgica previo al partido por cuartos de final del Mundial-2018.
AFP / Estadísticas de Uruguay - Francia previo al partido por cuartos de final del Mundial-2018.

CIUDAD DE MÉXICO.-  Un error garrafal del portero uruguayo Fernando Muslera sepultó este viernes el sueño celeste en Rusia-2018 ante una sólida Francia (2-0), que espera confiada a su rival de semifinales, entre Brasil y Bélgica.

Un disparo sin aparente gran peligro de Antoine Griezmann (al minuto 61), el más 'uruguayo' de los franceses, venció las manos inseguras de Muslera para terminar con la ilusión charrúa de llegar a la semifinal del Mundial como en Sudáfrica-2010. Antes había marcado Raphael Varane, de cabeza en el 40.

Griezmann, un 'charrúa' que toma mate a diario y se declara simpatizante del uruguayo Peñarol, fue así el verdugo de un seleccionado que sintió como el aire la ausencia de su goleador Edinson Cavani.

El atacante francés, compañero de los defensas celestes Diego Godín y José María Giménez en el Atlético de Madrid, dijo que se quedó parado y no gritó su gol "por respeto a mis amigos uruguayos, que me han ayudado en mis inicios como profesional".

Sin Cavani, autor de tres goles en el Mundial, y con un Luis Suárez apagado, las posibilidades del conjunto sudamericano se redujeron a casi nada.

'El Matador' se había destapado como la figura de la Celeste y eclipsado al 'Pistolero' (dos goles) como estrella de los sudamericanos en esta cita máxima, pero en Nizhni Nóvgorod, el del París Saint-Germain estaba sentado y el del Barcelona ausente con aviso.

"Se dejó todo. En eso no hay ninguna deuda. Francia controló muy bien las circunstancias del partido y cuando quedamos 0-2 eso fue mucha ventaja en el marcador", dijo el entrenador uruguayo Oscar Tabárez, quien reconoció que el seleccionado galo fue superior.

Francia, sin haber jugado un partido brillante, exhibió una sólida estructura línea por línea y luce con la confianza de aquellos que van por todo.

"Hicimos algo grande contra Argentina (4-3 en los octavos) y hoy (viernes) elevamos todavía más nuestro nivel. Tengo un buen equipo, que tiene todavía margen para mejorar", declaró confiado el DT galo Didier Deschamps a la televisión BeIn Sports al término del encuentro.

Las lágrimas del defensa celeste José María Giménez mientras aún se disputaba el partido fueron la muestra del dolor por el fin de una ilusión que no era quimera.

Neymar no está solo

Brasil no es solo Neymar ni Bélgica únicamente Romelu Lukaku.

El 'menino' se ha enfocado mucho más en el equipo a medida que avanza el Mundial, buscando sociedades en ataque y mucho más afecto al diálogo que al monólogo, la forma para deslumbrar como una de las figuras del Mundial ahora que no están ni Lionel Messi ni Cristiano Ronaldo.

Sus interlocutores son el escurridizo Willian y el elegante Coutinho, compañeros desde las inferiores de la Canarinha, que en Rusia se reencontraron en el juego para darle a Brasil un gran poder de fuego. Y además está el joven Gabriel Jesus, al parecer a punto de explotar.

El entrenador Tite, el artífice del renacimiento verdeamarillo, dejó de lado experimentos exógenos que llevaron a la debacle en 'su' Mundial, y regresó a las fuentes del jogo bonito para volver a poner a la Seleçao a la altura de una pentacampeona mundial en busca de la sexta corona.

La madrugada de este viernes en Moscú, Brasil sufrió la baja por lesión del lateral Danilo por el resto del torneo, que "sufrió una lesión de ligamentos en el tobillo izquierdo después de un esguince en el entrenamiento de este jueves en Kazán", comunicó la CBF.

El más diablo de los rojos

Con sus cuatro tantos, dos menos que el inglés Harry Kane, el artillero del torneo, Lukaku puede reclamar ser el más diablo de los rojos, pero Bélgica ha destacado por un interesante juego colectivo, tal vez entre los mejores equipos hasta octavos de final. Y tiene otras cartas.

El capitán Eden Hazard, con dos goles, es un caso parecido al de Griezmann. Llegó a Rusia con el halo de gran figura belga y Lukaku le ganó las portadas.

Hazard, de 27 años, es un jugador brillante pero no ha logrado saltar al escalón superior, ese en el que están Cristiano Ronaldo, Messi o el propio Neymar.

Enamorados de Rusia

"Todos nos hemos enamorado de Rusia. Llevamos ya un tiempo aquí y hemos descubierto un país que no conocíamos", declaró este viernes el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, en una reunión en el Kremlin con el presidente del país anfitrión, Vladimir Putin, y varios exfutbolistas de prestigio.

"Esto demuestra que todos los miedos que algunos intentaban generar con este Mundial no únicamente no han sido reales sino que ha sido justo lo contrario", añadió Infantino, citando como ejemplo "los policías sonrientes en la Plaza Roja".

"Es la nueva imagen que tenemos de Rusia. Me siento como un niño en una tienda de juguetes", añadió en un acto en presencia de grandes nombres del fútbol como Lothar Matthäus, Marco Van Basten o Diego Forlán.