×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Después del 1 de julio, no será igual
José de Jesús Vela Cordero
~
05 de Julio del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Ha concluido la jornada electoral 2018, en la cual se renovaron la presidencia de la República,  las cámaras de Senadores y Diputados federales; en el ámbito local se sufragó por diputados locales y presidencias municipales. En otros estados se renovaron gubernaturas. Pero aviso: este proceso electoral concluirá hasta las últimas sentencias de los tribunales electorales, por las impugnaciones en el ámbito federal y locales.

Me parece esta elección inédita, por las circunstancias con las que ha transitado el proceso y por las perspectivas que ya se han construido. La historia electoral tendrá que ponderar como uno de los parte-aguas de la historia política en México. 

Esta elección marcó el ascenso de la izquierda al poder; también, de un sólo golpe, definió la geografía electoral del país y la nueva mayoría en las cámaras federales. Esto no es menor: el sistema electoral mexicano y la representación política que generaba no habían sufrido cambios en la conformación de sus mayorías desde la década de los años treinta, cuando se consolidó la centralización de los procesos electorales mediante un esquema de partido único. 

La elección de 2018, hasta el momento, proyecta un nuevo esquema de mecanismos y reglas informales de la clase política. Los mecanismos discursivos se van a transformar desde la pasada elección; el centro del discurso girara entorno al pueblo como mecanismo de legitimación, la vida pública de un actor político se hará más longeva y la derrota electoral como mecanismo de exclusión se ponderara. 

Las características de los resultados y las hegemonías que emergieron, presupone una trasformación del sistema político y aquí cabe preguntar sobre los nuevos mecanismos para la operatividad del régimen. Qué nuevas instituciones y normas jurídicas mantendrán el sistema. 

Ahora estamos en una incertidumbre, que es para todos: ganadores, perdedores y pueblo. ¿Quiénes se mantendrán, acrecentarán sus parcelas de poder? 

Nota. La oportunidad que la legitimidad electoral brinda es única en los últimos 50 años, con un 53% de votación efectiva. La reformulación de un  nuevo sistema político y sus instituciones, debiera ser una prioridad del nuevo ciclo político. Por cierto, como secuela inmediata en Zacatecas se abrió de facto la sucesión gubernamental. 

*vela7gc@hotmail.com