×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



México
La elección del nuevo presidente de México se da en solidez económica
Excélsior
~
29 de Junio del 2018 10:01 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Excelsior / Previo a los comicios más grandes de su historia, el país tiene un mercado laboral sólido y finanzas públicas menos dependientes del crudo.

CIUDAD DE MÉXICO.- La economía mexicana enfrentará la elección presidencial en un escenario de solidez macroeconómica.

De acuerdo con el Banco de México, las reservas internacionales del país están en 173 mil millones de dólares previo a los comicios, dato superior a los 156 mil millones de hace seis años y a los 77 mil millones de 2006.

Además, la línea de crédito flexible con el Fondo Monetario Internacional, de 88 mil millones de dólares, es superior a los 71 mil millones de 2012. Hace 12 años no se contaba con este instrumento.

Mariana Ramírez, subdirectora de Estrategia Económica de BX+, y Janneth Quiroz, subdirectora de Análisis Económico de Monex, coincidieron en que los recursos con que cuenta el país hablan del nivel de confianza sobre la estabilidad económica del país.

Destacaron otros factores de fortaleza, como el crecimiento sostenido de 2.3% anual y la tasa de desocupación de 3.2% para mayo.

 

Economía, fuerte previo a la elección

Con “parque” suficiente para hacer frente a choques externos, la economía mexicana enfrentará la elección presidencial con solidez macroeconómica.

Datos del Banco de México indican que las reservas internacionales del país llegan en 173 mil millones de dólares previo a los comicios del 1 de julio, superior a los 156 mil millones de hace 6 años y de los 77 mil millones de 2006.

A esto hay que sumar la línea de crédito flexible con el Fondo Monetario Internacional, que con 88 mil millones de dólares, es superior a los 71 mil millones de 2012, en tanto que hace 12 años no se contaba con este instrumento.

Según Mariana Ramírez, subdirectora de estrategia económica de BX+, y Janneth Quiroz, subdirectora de análisis económico de Monex, coincidieron en que los recursos con que cuenta el país hablan de su nivel de confianza sobre la estabilidad económica del país.

“También, contar con un régimen de tipo de cambio flexible permite que éste absorba los choques externos y evite que afecte a otras variables. Aunque veamos depreciación, no necesariamente es negativo, porque además de proteger a la economía, también hace aumentar la competitividad del país”, dijo Mariana Ramírez.

“Hemos consolidado un instrumento como la línea de crédito flexible, una especie de seguro contra choques. Tenerlo da una señal de estabilidad al mundo, y el no usarla nos da más fortaleza”, explicó Janneth Quiroz.

 

El crecimiento

Para las especialistas, estos fundamentales han permitido a la economía mexicana mantenerse a flote pese a los múltiples factores externos que la amenazan, cuyo crecimiento hoy es de 2.3% anual, según datos del Inegi. Esta tasa, pese a que es más moderada que la de años previos (3.7% en 2012 y 4.6% en 2006), “tiene la ventaja que ha sido más sostenida y constante que en los sexenios previos”, de acuerdo con Mariana Ramírez, analista de BX+.

La incertidumbre por el TLCAN ha mermado la inversión y ha causado efectos de segundo orden como empleos que ya no llegan, y eso influye en la desaceleración reciente”, comentó Janneth Quiroz de Monex.

 

El empleo

Sobre el mercado laboral, que previo a la elección registró una tasa de desocupación de 3.2% de la población económicamente activa, inferior al 4.8% registrado en 2012 y en niveles similares al de 2006, las expertas expresaron que es otro factor de fortaleza de la economía mexicana.

“El avance del empleo formal en el sexenio ha sido notable, que se debe a la formalización de empleos antes informales y a la generación de otros. El gran reto sigue siendo el tema salarial, pues la mayor parte de los nuevos puestos están en los rangos de bajos de ingresos”, dijo Mariana Ramírez.

“Los datos de empleo muestran cierta fortaleza del mercado interno, que ha sido pilar para mantener el consumo”, dijo Janneth Quiroz.

 

Finanzas públicas

Mariana Ramírez de BX+ y Janneth Quiroz de Monex resaltaron que la deuda pública será un pendiente de este sexenio, pues previo a la elección se ubica en 44.2% del PIB, 9 puntos mayor que previo a la elección de 2012 y 14 puntos más alta que en 2006. Sin embargo, coincidieron en que la reacción del gobierno para controlarla ha sido importante al cierre del sexenio luego del “jalón de orejas” de las calificadoras en 2016.

El aumento de la deuda deja un margen estrecho al próximo gobierno, por lo que deberá aumentar los ingresos si quiere cumplir con muchas de sus promesas de campaña”, afirmó Mariana Ramírez.

"La formalización del empleo ha aumentado la base gravable y ha elevado la recaudación, lo cual es positivo porque reduce la dependencia a los ingresos petroleros”, dijo Janneth Quiroz.