×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Trotamundos
Hoteles boutique
Raúl Muñoz del Cojo
~
16 de Junio del 2018 12:04 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Revisando algunas notas de la Hotellier Academy donde se hace mención del vago  concepto que tenemos como clientes acerca de los hoteles boutique; le comento que para un servidor esta modalidad debe estar ligada a las mejores tendencias de hospitalidad existentes, pero a la fecha, seguimos teniendo un fallido significado sin un claro enfoque específico en sus características y servicios que estos deberían ofrecer.

Actualmente contamos con un gran número de Hoteles Boutique donde la idea no es darles una categoría especial, simplemente se llaman así para hacerlos más atractivos a los  ojos de los turistas. Si hablamos de nuestro país, el crecimiento de este concepto se da particularmente en los centros históricos de ciudades a las que vale la pena visitar tales como Guanajuato, Oaxaca, Ciudad de México, Morelia, Zacatecas  y Guadalajara entre otras.

Cuando el término Boutique apareció en el mundo, estos hoteles se describían como propiedades de pequeña escala enfocados en un diseño especial e inspirado, pero con el paso del tiempo esta clasificación requiere más características, tales como la personalización del servicio y facilidades especiales para sus huéspedes. Debido a esto, el resultado actual debería enfocarse ya no al término de Hoteles Boutique, sino a “Hospitalidad Boutique”.

La publicación de la que le hablo visitó a una propiedad en la que para ellos, se puede mostrar como el mejor ejemplo de esta categoría hotelera. El hotel es el Miss Clara y se encuentra en Estocolmo, Suecia y es considerado como un verdadero caso de estudio ya que en menos de dos años, gracias a su diseño y nivel de experiencia, se ha convertido en una de las mejores opciones en el destino, punto que verdaderamente enseña e inspira a la industria global de la hospitalidad.

Pero, ¿qué es lo que ofrece este hotel para ser un perfecto ejemplo de un Hotel Boutique? Sin más preámbulo lo menciono a continuación.

Los creadores de este hotel, mostraron un gran respeto a la historia del edificio desarrollando un concepto único del Miss Clara y empieza desde su nombre ya que Clara Strömberg estuvo allí por mucho tiempo. Siendo más específicos: el edificio que ahora es hotel, fue sede por más de 40 años de una escuela muy prestigiada para señoritas y ella fue su directora.

En su diseño, el hotel cuenta con una mezcla de conceptos arquitectónicos de más de 100 años, dando a este lugar un toque único gracias al Art Nouveau de su diseño original combinado con los toques modernos que este requiere. Se conservaron los elementos clásicos del edificio tales como los hermosos pisos de las áreas comunes y la escalinata, detalles que generan una experiencia de hotel boutique única.

Al momento de entrar a la habitación, llama la atención la charola puesta en la cama donde fuera de la selfie, te invita a comer en ella. La sorpresa no queda en eso, al ver la carta te percatarás que tu comida puede ser del restaurante del hotel o de la pizzería Giro, catalogada como la mejor de su tipo en Estocolmo.

Sin lugar a dudas, estas experiencias le gustan a los viajeros modernos y tienen perfectamente bien catalogado a este hotel en los sistemas de reservaciones internacionales. Otro detalle es la almohada especial con la que cuenta para que te sientes a mirar la actividad de la ciudad a través de la ventana de tu habitación.

La comida en esta clase de hoteles es sumamente importante y el desayuno ocupa la mejor calificación de los huéspedes del lugar. Sin lugar a dudas, en su restaurante puede disfrutar de uno de los mejores de Estocolmo.

Otro punto que caracteriza al lugar es el personal que hace realidad los sueños del huésped. Cuando usted se hospeda en un hotel de este tipo, de seguro espera un trato personalizado que definitivamente lo hará sentirse mejor que en casa. La política de contratación de caras felices y lo relajado de sus uniformes hacen que su estancia sea inigualable. Si mezcla este ambiente cordial con la propia arquitectura e historia del edificio, le aseguro logrará vivir una experiencia que será muy difícil de igualar.

Si tomamos como ejemplo el Miss Clara en esta categoría, obligaremos a los demás a desarrollar una verdadera historia única rodeada del mejor concepto de hospitalidad. Me queda claro que después de esto, un Hotel Boutique no puede presumir el nombre solamente por su arquitectura, la particularidad de la finca o su diseño; deberá incluir también algo diferente que haga de su estancia algo irrepetible. Asimismo su personal deberá estar lo mejor preparado para brindarle lo mejor de su energía para complementar su experiencia.

Finalmente comentarle que sería de mucha ayuda el que replique el verdadero concepto de esta clase de hoteles para evitar ser engañados. Por experiencia vivida le digo que en Guanajuato me hospedé en un hotel llamado “Boutique” sin nada de lo anterior; eso si, con una tarifa de un hotel de primera clase.

Si su deseo es acudir a hospedarse en hoteles de esta clase, le recomiendo investigar previo a su estancia para evitar sorpresas desagradables. La realidad es que en nuestro país el término Boutique se le puede aplicar a cualquier finca según el criterio del dueño, por favor no se deje engañar. Hasta la próxima.