×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Trotamundos
Oaxaca en Zacatecas
Raúl Muñoz del Cojo
~
09 de Junio del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Recordaba con gusto la primera vez que pisé suelo Oaxaqueño. La ocasión se dio gracias a un curso de liderazgo impartido por Mexicana de Aviación donde pudimos ver muy a detalle las aristas existentes cuando se trata de brindar un servicio turístico de calidad. 

Lo mejor de toda esa experiencia fue la posibilidad de conocer acompañado de los mejores guías de la zona los atractivos turísticos mas importantes de la capital de aquel estado. 

Muy simpática la explicación del árbol del tule, donde pudimos ver narrado por niños las figuras caprichosas que alberga esta maravilla. En Monteaban después de un calor infernal y justo en medio de la nada, nos cayó un aguacero que en cuestión de segundos nos dejo empapados. 

La artesanía, el barro negro, su cantera, construcciones y alebrijes, son un complemento indispensable para una visita sin igual, pero lo mejor de todo para cerrar la visita  es la vasta y deliciosa gastronomía Oaxaqueña acompañada por supuesto de sus deliciosos mezcales. 

Los imperdibles en este universo gastronómico pueden ser muchos, pero nada mejor que un oaxaqueño nos de muestra de lo que vale la pena degustar por allá. Ellos comen de todo y su cocina va desde los insectos hasta el maíz. Esta es vista como uno los mejores escaparates de la cocina mexicana gracias a lo deliciosa que es. 

Los metates de piedra, el comal y los fuegos de barro le dan ese toque único artesanal y nivel de complejidad que su cocina requiere, además de que sus recetas son guardadas celosamente por generaciones en las familias de aquel estado de nuestro México. 

Como debe de saber, el maíz, frijol y chiles son la base de los platillos que lo dejarán saciado, con sabor de boca inimaginable y su corazón lleno de felicidad. Para los habitantes de Oaxaca, la hora de comer es sagrada por su gran significado “el amor a la vida”. 

Es de llamar la atención los colores de sus ingredientes y son consecuencia del clima diverso que posee la región. Imagínese, en la zona costera tienen el caldo de piedra que se hace con la pesca del día, en El Valle Central existen los tipos necesarios de chiles y verduras para preparar el chileajo o sus moles, y cercano a Veracruz, se cultivan frutas que le dan vida y sabor a sus típicos helados.

Es increíble que una sola región en nuestro país haya sido tan favorecida para el deleite de los mortales. 

Si ya se le antojó irse a comer a Oaxaca, permítame decirle que lo puede hacer, pero sin lugar a dudas puede disfrutar de una verdadera muestra gastronómica Oaxaqueña en el Hotel Quinta Real Zacatecas que estará presente por todo el mes de junio. Es un verdadero acierto el poder refrescar las cartas con cocina mexicana de otros estados y mejor aun, con personas que son profetas en su tierra. 

Tuve la fortuna de asistir a la degustación inaugural donde el Chef del restaurante Los Pacos nos platicó de inicio la odisea vivida para poder traer por carga todos los ingredientes para la elaboración de la comida durante este mes. Aunque no lo crea, no hay nada de aquí para la elaboración de la comida, todo es traído de nuestro hermano estado de Oaxaca. 

La cena degustación del festival Oaxaqueño fue una verdadera delicia. Comenzamos con unas tlayudas con aciento y queso. Le. Comento que las tlayudas son originalmente una tortillla de 30 cms elaborada a mano. Se dora en un comal de barro con un poco de manteca para darle la textura de una tostada. Los ingredientes que lleva varían según el autor y pueden ser quesillo, frijoles, col picada, cecina asada, por supuesto aderezado con una rica salsa. 

Se nos ofreció también una sopa de guías y no pudieron faltar los chapulines, que si bien se comen en otros estados de nuestro país, su popularidad es muy grande en la zona de los valles centrales de Oaxaca. Son una fuente de proteínas que se consumía en las zonas rurales; sin embargo se hicieron populares entre los turistas al igual que los gusanos de maguey y las hormigas. Según la historia estos se consumen desde la época prehispánica como condimento o platillo principal. 

El queso fundido con chorizo no podía faltar, asi como los tacos de tasajo y cecina que sin duda estaban deliciosos. Para degustar como se debe, se nos ofreció un limpiabocas de mezcal para llegar a los famosos moles oaxaqueños. 

El mole es uno de los platillos que representan a México en cualquier lugar. Si bien hay muchas maneras de hacerse, a Oaxaca se le conoce como la tierra de los 7 moles, donde el amarillo, el colorado, el almendrado, el verde, el mancha manteles, el negro y el chichilo acompañados de pollo o puerco deleitarán al mas exigente paladar. Las guarniciones de arroz y plátano frito cierran la explosión de sabores dentro de su boca. 

No le puede faltar para terminar o de comienzo, degustar los mezcales blancos y reposados que tienen para el festival de la comida de Oaxaca en Zacatecas. 

Finalmente agradecer a Hotel Quinta Real por esos esfuerzos y recomendarle a usted que sin motivo, acuda y disfrute de una muy bien puesta muestra gastronómica en nuestra capital. Le aseguro que la comida y el paisaje harán de su comida una experiencia difícil de encontrar en otros lados. Hasta la próxima.