×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Reflexiones
El que quiere puede
Isabel Orendain
~
08 de Junio del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Zacatecas es uno de los estados con más inmigrantes en Estados Unidos.
Cortesía / En diferentes ciudades del estado se realizan Ferias de Empleo.

Eso de que no existan oportunidades y que es la causa de que haya tantos “ninis” y desempleo en nuestro país no es verdad. 

Por donde quiera que uno pase puede ver que hay oferta de trabajo, desde la tortillería de la esquina hasta en el centro comercial, no digamos en las medianas y grandes empresas. 

El otro día el despachador de la gasolinera a donde siempre voy, me platicaba que sus dos hijos ya no viven con él y su esposa porque acabaron la carrera y ya están trabajando, su hijo estudió ingeniería y trabaja en una compañía de gas natural y ya hasta tiene casa propia, tiene menos de 25 años; y su hija estudió para chef y está trabajando ya en un restaurante y viviendo muy bien en otra ciudad. 

El despachador es un hombre de campo muy sencillo, que además de su trabajo en la gasolinera tiene un rancho de borregos y con su trabajo y la oferta tan grande de escuelas superiores  en nuestro país, pudo darles esa buena educación a sus hijos. 

En cuestión de estudios, si le buscamos hay oferta de becas en todos lados, tanto en instituciones del país como en el extranjero. 

Un ejemplo muy cercano que yo tengo es el Conacyt y la Alianza francesa en donde la oferta de becas para nuestros estudiantes es impresionante; en la alianza francesa el único requisito es saber francés básico y se puede estudiar una licenciatura , maestría o doctorado por 300 euros en total y si aparte tienes promedio mayor a 8.5 te dan 800 euros para mantenimiento al mes y te ayudan con los gastos de hospedaje con el 70%. 

El Conacyt ofrece muchísimas becas para el país y el extranjero, solo hay que buscar la convocatoria y hacer unos exámenes.

Hay que reflexionar y ver que por oportunidades no quedamos, que cuesta trabajo claro que si, pero lo bueno siempre cuesta; reflexionar que si tenemos hijos flojos ninis es por su culpa y por nuestra falta de exigencia, no por la culpa del gobierno o de las escuelas.

Qué tristeza que se desaprovechen todos éstos incentivos que nos ayudan a nuestro país, a nosotros y a nuestros hijos a ser mejores, que nos sacan de la mediocridad y que nos ponen al nivel de los mejores países del mundo.