×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Historia documental de Zacatecas
No se favorecerá con el servicio de agua de las fuentes a los morosos
María Auxilio Maldonado Romero
~
29 de Mayo del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Historia Documental de Zacatecas
Cortesía / Historia Documental de Zacatecas
Cortesía / Historia Documental de Zacatecas
Don Francisco Jiménez, vecino y minero de esta ciudad, informa que desde tiempo inmemorial se han cobrado las aguas que producen las fuentes que hay en estas tierras y las cercanas  al Colegio de Nuestra Señora de Guadalupe. Por tanto los vecinos de aquel lugar, como los de esta ciudad,  han querido hacer uso de ellas, por lo que las han pagado sin lamentarse; pero don Francisco Echegoien y don Joaquín Yparraguirre, toman cuanta quieren, sin querer contribuir con cosa alguna.
 
Continúan diciendo don Francisco “El agravio que se me infiere en tomar las aguas sin pagármelas, me obligó a reconvenir a Yparraguirre, demandándole el valor de ellas, según costumbre y su contestación fue en términos tan desabridos, como se colige de la adjunta esquela que debidamente presento a vuestra señoría se sirva leer y por ella verá, me trata de simple, obligándome con tan groseras expresiones ocurrir a la autoridad de vuestra señoría se sirva mandar notificar a Yparraguirre modere su expresión y no tome las aguas que hay en mis tierras o me la pague.
 
Echegoien e Yparraguirre, seguramente fundan su razón para no pagar las aguas en la libertad que han oído decir que éstas deben tener para el uso de las gentes, y sin más examen de reflexión inconsultos y de autoridad propia, la toman siendo así que debieron de presentar su justa, y suspender sus injustas determinaciones hasta que seguido el juicio por los pasos que debe girar según derecho declare el juez, a quien toque el conocimiento, de lo que sea justo; porque Yparraguirre después de tomar las aguas contra mi voluntad, a más de esto me insulte y me trate con el injusto renombre de mentecato o simple ¿No cosa Injusta?
 
Cuantas fuentes hay en esta ciudad, que sirven para surtimiento del público, tienen sus dueños a quienes de tiempo inmemorial se pagan las aguas. Los pozos de La Bufa, de cuya agua usa casi todo el público, pertenecen a los señores Reyna, Silva y Joaristi, quienes los tienen arrendados. Los pozos de La Cebada son del conde de Santa Rosa, quien asimismo los tiene arrendados. El de la Quebrada de Oliva, es de los señores Ayala, quienes asimismo o perciben las rentas, o venden las aguas y la misma surte corren cuantas fuentes, pozos y ojos de agua hay en esta ciudad, ¿Y seré yo de peor condición que estos señores Yparraguirre y Echegoien tendrán algún privilegio para no pagar?
 
Las tierras a donde están citadas estas aguas fueron cedidas a los conquistadores por el rey, quien las donó con todo lo que en ellas había, de modo que aunque hubiere anteriormente otras disposiciones, pudo el donante, supuesta su voluntad, conceder esta gracia a las personas a quienes merecidamente sus servicios hizo dueñas de ellas. Están o permanecen en poder de sus descendientes, o en las personas a quienes las vendieron y las compraron, con todas sus costumbres, usos y servidumbres, por lo cual, en virtud del contrato de compra y venta, deben disfrutarlas con los mismos privilegios que sus primeros dueños, no obstante otras disposiciones de las leyes.
 
El derecho dispone que las ciudades tengan ejidos, Zacatecas es ciudad, y no los tiene, porque el rey cedió las tierras a donde debían estar los conquistadores, prevaleciendo a las disposiciones de la ley aquella real determinación, luego igual suerte corren las aguas.
 
Siendo sucesivo se dieren por libres las aguas que contienen las fuentes y pozos de donde se provee el público de esta ciudad, no habrá en mi dificultad para que lo sean también las que se hallen en mis tierras, protestando desde ahora reproducir a mi favor, cuanto al suyo difieren las personas que las poseen; pero entretanto  que esto no se decide, así como a aquellos interesados, se les pagan las aguas, es de justicia que también a mí se me paguen, suplicando a la integridad de vuestra señoría, se sirva manar hacer la correspondiente notificación a Yparraguirre y a Echegoien, pues así es, y procede de justicia mediante lo que se ha de servir vuestra merced providenciar como pido, juro no ser de malicia y lo necesario, etcétera.
 
AHEZ. Fondo: Real Hacienda. Serie: Alcabalas. Caja: 4. Expediente: 77. Año: 1806.