×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Reflexiones
Perdonar para sanar
Isabel Orendain
~
25 de Mayo del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




El otro día fui a un taller de sanación  en donde uno de los temas más importantes fue el perdón. Aprendimos que es muy importante perdonar a todos para poder sanar de cualquier enfermedad  física o psicológica, todos tenemos amigos o conocidos que se han enfermado y muy en el fondo sabemos  que es por algún problema que tuvieron, algún odio que tienen y que no pueden perdonar.  Múltiples estudios norteamericanos han publicando en las últimas fechas las evidencias científicas sobre el hecho de perdonar, reportando que desde la práctica científica las personas que deciden olvidar y perdonar los daños reportan menos dolor, mientras que pacientes con cáncer una vez que son ayudados para  liberar el odio a través de la confesión con un sacerdote o mediante ejercicios de oración continua, sus niveles de esperanza de vida frente a la enfermedad incrementan. Parejas y matrimonios han evidenciado que el perdón los mantiene unidos y con canales de comunicación para solucionar conflictos. Por otro lado, estudios irlandeses con niños que han vivido en causas hostiles, reportan que cuando se les enseña que perdonar es pensar en el otro, reportan menos acciones de rabia y malestar social.

A grandes rasgos les voy a decir los cuatro puntos que nos enseñaron para perdonar y que les invito a que los practiquen si se quieren sanar:

1)apuntar concretamente a quien quieres perdonar y lo que quieres perdonar a lo largo de toda tu vida, no importa que escribas mucho, se nos enseñó que apuntándolo ya se tiene la voluntad de perdonar aunque no se sienta.

2) perdonar como lo hizo Jesucristo en la cruz que fue diciendo estas palabras “Padre perdónalos porque no saben lo que hacen” ,ya que muchas de las veces ni cuenta se ha dado el qué te ofendió de todo lo que te lastimaron.

3) justificar a los que te hicieron algo pensando sobre todo que no han tenido las mismas oportunidades que tu, que tal vez vivieron dentro de una familia muy disfuncional, que sufrieron mucha violencia en alguna época de su vida, que  en su familia y a través de muchas generaciones traen problemas y enfermedades que los hicieron actuar así y otras muchas justificaciones.

4) que es lo más difícil, si se puede y están vivos y son cercanos, ir a pedirles perdón  por haberlos juzgado, por haberlos odiado, por haber hablado mal de ellos.

Hay que reflexionar y ver que sólo se vive una vez y que no puedes ser amargado e infeliz toda tu vida por no perdonar, reflexionar qué al perdonar estás sanando tu, que el canal de bendiciones de Dios se limpia y te llegan muchas más, que mejora tu salud tu bienestar y tus relaciones, que  se te quita la amargura ; en resumen vives más feliz, por lo tanto haces más feliz a los demás y como dicen el no perdonar es como un veneno que quieres dar al que te ofendió pero que te enferma a ti.