×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Historia documental de Zacatecas
Los oficios reales no se eligen democráticamente, se compran y se ejercen
María Auxilio Maldonado Romero
~
15 de Mayo del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / El Paseo del Pendón Real como debió de hacerse en la Ciudad de Zacatecas durante el Virreinato.
Cortesía / El Pendón Real de Zacatecas.

El vocablo árabe clásico faris, puede traducirse como “caballero”. El término llegó a nuestra legua como alférez.

El alférez mayor en la época colonial, era el oficial que en determinadas fiestas religiosas presidia los actos, sufraga los gastos y tenía el derecho de llevar el pendón real en las aclamaciones de los reyes.

Llevaba la bandera en la infantería y el estandarte en la caballería, oficial del ejército y tenía voz y voto en los cabildos de los ayuntamientos, con asiento preeminente y el privilegio de entrar en ellos con espada.

Era uno de los oficios mayores de la corona. Como quien dice, la persona de confianza, el segundo jefe o el brazo derecho del rey.

El oficio en mención se podía conseguir en dos mil pesos, pero en la ciudad de Zacatecas podía alcanzar un costo hasta de diez mil en oro común, aun cuando éste se realizará solo una vez al año.

En un manuscrito del archivo histórico se describe un “Mandamiento” donde se notificó en el año de 1627, al alférez mayor, Lorenzo Tostado, vecino de la ciudad de Zacatecas, por la máxima autoridad de  Real Audiencia de México, para que no haga  uso de su oficio por  no haberse presentado la  confirmación de su majestad del mismo, en el término de los cinco años que se concedieron para presentarla. 

Declarándolo por  real cédula perdido o vacante pudiéndose vender.

Se da oportunidad al interesado para  que en el término de treinta días exhiba en el gobierno la dicha confirmación.

Con la salvedad de no hacer uso de él ni gozar de las preeminencias y exenciones, con pena de mil pesos para la armada de Barlovento.

Lorenzo Tostado, expresó que compró el oficio en diez mil pesos de oro común y que pagó en la Real Caja de la ciudad de México, obteniendo el título, mismo que tomó posesión, pero por diferencias con el alguacil mayor del Cabildo, se solicitó la confirmación del oficio a la Real Audiencia de este reino y de allí al virrey de la Nueva España, el cual la remitió al Real Consejo de las Indias, lugar al que se pidió justicia y la mencionada confirmación.

Razones por la que justifica no haber caído en mora, ni se puede declarar por vacante el oficio. Además aclara el gran servicio que hizo a su majestad en dar diez mil pesos por un oficio que no vale dos mil, porque no tiene ningún provecho, sino cada año para sacar el real estandarte lo que le genera más gastos.

Por lo que solicita de su majestad le haga merced de confirmarle el dicho oficio, pues no tiene responsabilidad de las malas correspondencias que ha habido desde España a estos reinos, siendo esta la causa de que no llegue a sus manos, y de nuevo le pidiere el señor fiscal para que en cosa tan importante no sea convencido sin ser oído de su justicia y defensa.

AHEZ. Fondo: Reservado. Libro 4. Fojas 1v-2v. Año: 1627

*Directora del Archivo Histórico del Estado de Zacatecas