×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



El tabarete
Mierda de rap
Alejandro Castañeda
~
26 de Abril del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / El rapero qba confesó estar involucrado en la muerte de los tres estudiantes de cine de Tonalá.

Vivimos tiempos violentos de tinieblas donde raperos “malandros” disuelven a estudiantes de cine en ácido por 3 mil pesos.

Y es que el panorama es complejo y se vive una deshumanización muy acelerada, en la que raperos que buscan ser idolatrados como gangsters matan por unos pesos.

Hace unos días la Fiscalía de Jalisco dio a conocer que el rapero QBA fue detenido por ser uno de los ocho sospechosos por la desaparición y asesinato de tres estudiantes de cine en Tonalá.
Informaron que QBA confesó haber sido quien disolvió los cuerpos, algo real a comparación de lo que simulaba en sus videos.

A pesar de la confesión, en redes sociales han surgido grupos de apoyo al rapero, donde se maneja una posible jugada de las autoridades para quitarse la presión social por la desaparición.
No sabemos si se trate de una turba de fans cegados que ahora idolatrarán a un rapero que no hablaba más de que de drogas y una vida delincuencial.

Y es que en este país aún es extraño que un rapero esté inmiscuido en rollos del narco, pues la gente está más impuesta a que cantantes gruperos o de banda sean los que tienen estas relaciones delincuenciales.

En Brasil está dándose un fenómeno con un género semejante al rap y al reguetón que le denominan baile funk.

En sus letras se habla de la vida de los narcos en las favelas, que la mayoría de las veces son menores de edad que llevan un ak-47 y disparan a los contrarios o a los policías.

Los temas que trata este género ha causado que en los últimos años existan asesinatos de los cantantes en plenas fiestas funk, las cuales un gran número se realizan en la calle.

En un documental de Noisey, uno de los cantantes afirma que hoy en día en las favelas de Brasil, de cada 10 niños, seis quieren ser cantantes de funk y los otros cuatro futbolistas.

Ese es un panorama  que a lo mejor vemos muy lejano en México, pero que no nos sorprendería que algún día se alcance.

Mientras tanto hay personas que siguen a QBA, que creen en su inocencia y que siguen difundiendo su “legado”, el cual no debería pasar a próximas generaciones.