×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Reflexiones
El populismo
Isabel Orendain
~
20 de Abril del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / El análisis a la hora del voto es fundamental.

Se me hace clarísimo el artículo de David Páramo que escribió esta semana en el medio de comunicación Imagen en la columna Más de dinero, y les quiero pasar bastantes de sus comentarios en los que estoy totalmente de acuerdo, para que tengamos una visión objetiva de la situación económica de nuestro país y de lo que se nos puede venir según nuestro voto. 

Él como yo nació en la década de los 60, por lo que los primeros 30 años de nuestra vida, hasta principios de los años 90, estuvieron marcadas por las funestas consecuencias de la irresponsabilidad de gobiernos populistas que se caracterizaron por las continuas devaluaciones, el desorden en las finanzas públicas y la hiperinflación. 

Presidentes que actuaban por encima de la ley y la razón, en donde este populismo estatista estaba caracterizado por la sustitución de importaciones, los precios de garantía, la excesiva dependencia del petróleo, los subsidios generalizados, inflaciones anuales del más del 100%, las soluciones mágicas, la descalificación de los opositores; que lamentablemente derivaron en crisis económicas y sociales, las cuales hoy entiendo están corregidas.

Después de estos dos presidentes que causaron grandes destrozos en la economía de las familias, se tomaron las medidas correctas para que la economía dejara atrás las crisis devaluatorias, de deuda y la vulnerabilidad derivada de la dependencia petrolera o cualquier cosa que pudiera ocurrir en el mundo.

Hasta ahora se ven los resultados de las buenas políticas tomadas durante más de 20 años, el empleo crece a la tasa más alta de la historia, la inflación promedio anual es la más baja desde que se tiene registrada, el acceso a los créditos es el más alto que en cualquier otra época del país.

El libre mercado ha llevado a la libre competencia de precios, la economía crece consistentemente desde 2010, y choques externos como la caída del precio del petróleo no derivan en una crisis económica nacional a pesar de que el precio del petróleo cayó de 100 a 18 dólares.

Hay que reflexionar y analizar bien nuestro voto, pues se ve claro que de entre los candidatos hay especialmente uno populista y sus propuestas económicas sociales y políticas son las mismas que aplicaron los presidentes populistas con los resultados tan funestos para los mexicanos. 

Tenemos por los medios de comunicación mucha información de lo que está pasando en el mundo y nos puede pasar lo que está pasando en Venezuela que con sus terribles gobiernos populistas la pobreza y la inseguridad han alcanzado niveles altísimos, no hay medicinas , no hay ropa, cada vez hay menos comida.

Los estantes de los súpermercados están tan vacíos que la gente se cruza a Colombia por comida y medicamentos, y hay miles de refugiados en Panamá y Brasil, lo peor y muy triste es que la mayoría de la gente de verdad está arrepentida de haber votado por los populistas. 

Nosotros debemos de valorar las cosas tan sencillas de la vida diaria como que si vamos al súpermercado, a la farmacia, a tiendas de ropa, tenemos a la mano millones de productos, a los que es muy fácil tener acceso, pues existen muchísimas facilidades de crédito para todos los bolsillos.

Reflexionar también que no vemos que somos la décima economía del mundo y que hay cientos de países peores que nosotros (lo malo es que tenemos Estados Unidos arriba y nos comparamos); pero en todo el mundo hay problemas de corrupción, de hartazgo de los políticos, de inseguridad. 

No podemos echar para atrás 20 años de esfuerzos de gobiernos de diferentes partidos, que sí, han tenido muchos errores, pero en lo que respecta a la economía han tenido muchos aciertos que nos han beneficiado a todos.

Y tristemente aceptar que el flagelo de la inseguridad que agobia a nuestro país está muy difícil que se acabe, por más que los candidatos lo prometan, y no dudar que va a estar mucho peor con estos gobiernos populistas al generar mayor pobreza y por lo tanto mucho mayor inseguridad.