×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



El Recreo
Elecciones bajo amenaza externa
J. Luis Medina Lizalde
~
09 de Abril del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Como en 1847 y como  en 1914,  esta semana el Gobierno de los Estados capitaliza, por razones internas como las ocasiones interiores, la  inestabilidad en México  que resulta de la transformación del rencor social en rencor político, con la diferencia de que en esta ocasión la disputa del poder se dirime con votos y no con balas. La militarización de nuestra frontera con los Estados Unidos, inicialmente con su  Guardia Nacional, modifica radicalmente el contexto del  ya de entrada complicado proceso electoral imponiendo la obligación a todos de preservar el clima que favorezca el grado de unidad nacional que requiere el momento.
La respuesta inicial fue inmejorable, los cuatro candidatos presidenciales se pronunciaron en el mismo sentido, cada quién con su estilo  y Peña Nieto  emitió  un mensaje de respuesta   calificado por muchos como el mejor de su vida, hablando como gobernante de todos y citando mediante riguroso orden alfabético  las frases de los candidatos que mostraban la convergencia de posiciones. 
Hasta ahí todo en orden,  sigue  lidiar con el  hartazgo no con la política, no con todos los políticos, sino contra determinadas prácticas políticas, así lo reportan las encuestas que anuncian que ni la apatía ni la manipulación mediática juegan a favor de la continuidad y que el grito por el cambio resuena fuerte ¿Cómo hacerle para que salgamos fortalecidos como Nación dispuesta a preservar la dignidad soberana? ¿Cómo evitar que las divisiones nuestras las capitalicen los voraces del imperio como cuando nos despojaron de  más de la mitad del territorio nacional?
Cuando en la sociedad prevalece el rencor social es la desigualdad y la injusticia la que inspira reacciones  de múltiples maneras, enojosas a veces pero siempre pacíficas, cuando el enojo se torna político en grado suficiente surge la disputa del rumbo, el choque de visiones, el cara a cara de opuestos proyectos de Nación, en eso estamos.


Elecciones sin gringaderas
Cuando el descontento transitó de lo social a lo político las fuentes alimentadoras de la furia ciudadana son las marranadas electorales en sentido amplio y la corrupción en la vida pública, unas y otras nos debilitan ante la amenaza externa porque nos confrontan internamente, frustran  la cohesión que necesitamos.
 Lo peor que nos puede suceder es que por  falta de cuidado nos explote en la cara, como sucederá en Fresnillo si las autoridades no meten al orden a los hermanos Carlos y Héctor Pavón, detentadores de una minúscula parcela de poder hasta ahora  suficiente para interrumpir vías de comunicación e interferir en el acceso al aeropuerto de Zacatecas protestando  airadamente por el conocido “impuesto ecológico”, agrediendo actos del  gobernador Tello en Fresnillo y los respectivos informes de dos diputadas oficialistas, el caso  es que hace unos días, hubo una reunión a puerta cerrada conducida por Héctor Pavón, hermano del candidato a diputado federal priista Carlos  Pavón, dónde se convocó a boicotear el evento proselitista  de López Obrador programado para el martes 10 de Abril, conminando a los presentes a guardar discreción y advirtiendo que quienes no acudieran se dieran por despedidos y conminando a los presentes a acudir con “botellas, huevos y jitomates”.
El infame plan trascendió porque entre los trabajadores hay miedo tanto a participar en agresiones como a las represalias a las que se exponen si no lo hacen.
 Así nos lo dijeron: “No es que nos falten pantalones ni que seamos de López Obrador, en Fresnillo  todos nos conocemos y muchos de nuestros cuates y familiares van a estar recibiendo a ese cabrón y porque los vamos a dañar”.
Otra fuente de enojo político es el ilegal involucramiento de funcionarios federales y estatales   detectados presionando subordinados  para que participen  en redes de apoyo a  candidatos del PRI, en ese sentido funcionarios de la Secretaria de Educación  están distinguiéndose por la enjundia con la que buscan quedar bien.
 Es  notorio el activismo en pro del PRI  de la doctora Cristina Rodríguez, que si bien no es funcionaria, su poder de hecho le permite asistir a  reuniones de Gabinete y no a escuchar callada precisamente. 

Juego limpio
Los candidatos y partidos tienen la responsabilidad de no envenenar el clima electoral, una cosa es la denuncia franca pero fundada y otra muy distinta es el insulto gratuito y facilón, la amenaza a nuestra soberanía Nacional es un hecho, no una posibilidad. 
Debemos todos entender que lo mejor es que el voto libre decida el rumbo, que los tramposos entiendan que no está el horno para bollos.
Hoy, los que  juegan sucio, debilitan las posibilidades de nuestro país ante el peligro  derivado de  dormir junto a la bestia. El respeto a la ley es buen blindaje.