×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Historia documental de Zacatecas
Dejan sin intervención a la Hacienda del Agostadero
María Auxilio Maldonado Romero
~
20 de Febrero del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Juan Nepomuceno, propietario de la Hacienda del Agostadero.

En la ciudad de Zacatecas, a las 10 de la mañana del viernes 3 de noviembre de 1916; ante el notario público Luis D. Hernández y testigos instrumentales que se mencionarán, comparecieron, por una parte, el señor don Anselmo Cortés como administrador de bienes intervenidos en este estado y el señor José María Noriega, concurre como apoderado de la señora Teodora Pastor Moncada, viuda de Blanco, albacea y heredera de la señorita Concepción Moncada (hija y heredera del Conde del Jaral de Berrio, el Señor Don Juan Nepomuceno Moncada y Berrio). 

Y dijeron que habiendo sido declaradas intervenida la finca rústica denominada “Agostadero”, ubicada en la municipalidad de Villa García, del Partido de Pinos de este estado, propiedad de la sucesión de la señorita Concepción Moncada y habiendo acordado el primer jefe del Ejército Constitucionalista, encargado del Poder Ejecutivo de la Unión, se levantara la intervención de dicha finca, llevándolo a efecto por el presente instrumento y en la mejor forma legal, otorgan que lo solemnizan conforme a las cláusulas siguientes: 

Primera. El señor don Anselmo Cortés, declara se levante la intervención a que estaba sujeta la referida finca rústica, propiedad de la sucesión de la señorita Concepción Moncada, denominada “Agostadero”, situada en la municipalidad de Villa García, Partido de Pinos, de este estado. 

Segunda. El señor don José María Noriega, como apoderado de la señora Teodora Pastor Moncada, viuda de Blanco, renuncia expresamente a todo derecho que tenga o pueda tener, para reclamar al gobierno de la Nación, Estado o Municipio, los perjuicios que hasta hoy ha sufrido su poderdante, ya provengan de préstamos o exacciones hechas por las fuerzas armadas constitucionalistas, ya por motivo de la intervención a que ha estado sujeta dicha finca rústica o por cualquiera otra causa, sea la que fuere. 

En consecuencia, la señora Moncada, viuda de Blanco, ni sus sucesores, ni la sucesión que representa, en ningún tiempo, ni por ningún motivo, podrán formular ni hacer valer reclamación alguna, y si la hicieren, no serán oídos y será desechada de plano toda reclamación. 

Tercera. El señor don José María Noriega, como aperado de la señora Moncada, viuda de Blanco, queda igualmente obligado a recibir la mencionada finca rústica en el estado en que le sea devuelta y tal como se encuentre, sin hacer reclamación alguna, renunciando al efecto a todo derecho que pudiera ejercitar; recibiendo del señor Administrador de bienes intervenidos la orden respectiva, dirigida al encargado o administrador de la citada finca, para que entregue esta al mismo señor Noriega. 

Cuarta. El mismo señor Noriega tiene derecho para disponer de la actual cosecha de la expresada hacienda, de cinco hectolitros de maíz de riego, 20 hectolitros de maíz de temporal, de 25 hectolitros de frijol y la mitad de las pasturas, quedando el resto de la actual cosecha a beneficio del Gobierno Federal. 

Quinta. Los gastos que causen esta escritura y copias, serán por cuenta de la señora Moncada, viuda de Blanco…

Anselmo Cortés. José María Noriega. Ante mí Luis D. Hernández.

AHEZ. Fondo: Notarías Siglos XIX-XX. Serie: Luis D. Hernández. Caja: 10. Protocolo: 44. Año: 1916.

*Directora del Archivo Histórico del Estado de Zacatecas