×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Reflexiones
La envidia siempre se nota
Isabel Orendain
~
26 de Enero del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Debemos convertir los malos sentimientos a algo positivo.

Mi hermana y yo estábamos saliendo de una reunión y las dos nos fijamos en que a una de las asistentes se le notaba muy fuerte la envidia cuando hablaba de otra persona.

Por más que le quería disimular sus caras y sus gestos denotaban que estaba muy enojada y nos dimos cuenta de que a toda la gente por más que lo quiera disimular es muy fácil que se le note la envidia.

Buscando en el diccionario investigué que la envidia es un angustioso sentimiento de tristeza, rabia y frustración por el deseo de algo que no se posee, pero que otro tiene.

Lo más triste es que la envidia generalmente se enfoca hacia personas de nuestro entorno cercano como familiares, amigos o compañeros de trabajo.

De una u otra manera todos hemos sentido envidia y lo malo es que hace sufrir tanto al envidioso como al envidiado; pero hay extremos en que la persona envidiosa es insaciable y nunca está satisfecha.

Ya que no disfruta o aprecia lo que ella misma tiene, su vida siempre es amargura y causa infelicidad a su alrededor, pues dedica toda su energía al deseo de posesión de lo que los otros tienen en lugar de dedicarse a cumplir sus propios objetivos.

Hay que reflexionar y convertir este sentimiento negativo en positivo, platicando con una prima que va a muchos cursos de superación personal, me dijo que en un curso aprendió algo que todos debemos aplicar: un cambio de chip.

Sobre todo cuando tenemos envidia de cosas materiales; por ejemplo, si le tienes envidia a tu hermana porque tiene una casa en la playa o porque que tiene un coche muy bonito piensas y dices “esa casa también es mía, ese coche también es mío porque como me ha invitado a la casa o porque ame he subido a su coche pues de una manera también es mío”.

Existen algunos tips para evitar sentir envidia o enfocarla de una manera sana:

1.- Reconocer que tienes envidia
2.- Analizar el origen de tu sentimiento
3.- Madurar tu personalidad, acéptate como eres y brilla con tu propia luz.
4.- No te compares con nadie
5.- Valorar lo que tienes
6.- Ponerte en el lugar del otro, no idealices su vida
7.- Confíar en ti mismo sin subestimarte ni sobrevalorarte
8.- No victimizarte
9.- No criticar sino admirar sanamente a la otra persona
10.- Evitar la tentación de fisgar en la vida de los demás en las redes sociales ya que la mayoría de las veces la gente sólo suele compartir mom
entos de disfrute personal y no cuando tiene problemas
11.-Buscar ayuda profesional si la envidia te supera