×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Historia documental de Zacatecas
Llega el quinto obispo a Zacatecas
María Auxilio Maldonado
~
24 de Octubre del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Migle M. de la mora fue recibido el 8 de septiembre de 1911.

En la ciudad de Nuestra Señora de los Zacatecas, a los ocho días del mes de septiembre de 1911, fiesta de la Natividad de Nuestra Señora la Virgen María, Madre de Dios, concluida prima en la santa Iglesia Catedral, fue solemnemente recibido por el muy ilustre señor Arcediano y Venerable Cabildo, el ilustrísimo y reverendísimo señor doctor Miguel M. de la Mora. 

Dignísimo quinto obispo de esta diócesis y procesionalmente se dirigió al altar del Santísimo Sacramento, que es también el de Nuestra Señora de los Zacatecas, patrona principal de esta ciudad, y hecha una breve oración, encaminose al altar mayor, se revistió de pontifical y entonó tercia, concluida la cuál revestido de los pontificales paramentos, comenzó la misa pontifical.

Después del evangelio el señor Canónigo José Antonio Ramos, que por ser canónigo y tener a su cargo el sermón hacía de presbítero asistente, subió al púlpito revestido de capa pluvial. 

Concluida la magnífica oración sagrada del señor Ramos, el mismo predicador desde el púlpito pausadamente y en voz alta leyó la fórmula de la renovación del patronato de Nuestra Señora de los Zacatecas, expresamente compuesta para tan solemne acto por el Ilustrísimo y Reverendísimo doctor don Miguel M. de la Mora, y es la siguiente:

“!Oh Santísima Virgen María, la más pura y santa entre las creaturas, augusta Reina del Cielo y de la Tierra, Señora de los Hombres y de los Ángeles, Gloria y Ornamento Insigne de la Iglesia y Soberana Madre de Dios! Confesamos llenos de tiernísimo agradecimiento, que has escogido por tuya y has puesto bajo el manto de tu protección poderosa a esta nuestra muy amada ciudad de Zacatecas, dichosa por ser parte de tu heredad.

Por eso y para manifestarte nuestra gratitud y nuestro amor y pedirte, con grande confianza, el remedio a nuestros males, venimos gozosos a renovar el juramento, que hicieron nuestros padres, reconociéndote como celestial patrona de Zacatecas. ¡Juramos, pues, oh tierna madre, por la señal santa de la Cruz y el Sagrado Evangelio, que eres Patrona y Reina de esta ciudad!

Y en signo de nuestro vasallaje, te aclamamos con júbilo, y diciendo: ¡Viva María! ¡Viva la Reina y Patrona de Zacatecas! ¡Señora: tú conoces nuestros males! ¡Ten misericordia de nosotros! Amen”.

Durante la lectura los fieles en voz baja y fervorosamente acompañaron al capitular y al llegar a las solemnes palabras del juramento hicieron la señal de la Cruz, mientras nuestro dignísimo Prelado ponía las manos sobre los santos evangelios, acompañado del muy ilustre señor Arcediano del Venerable Cabildo, del clero secular y regular, de las asociaciones piadosas con sus insignias y estandartes, de la venerable orden tercera de Nuestro Seráfico Padre San Francisco y de todos los gremios sociales representados por distinguidas personas para tal efecto nombradas.

Concluido el juramento un repique a vuelo en la catedral, al que contestaron todos los templos de esta ciudad mariana, anunció el regocijo de la iglesia, de su pastor y de sus fieles. Continúo la misa y concluido que hubo se entonó el Tedeum…

AHEZ. Fondo: Notarías Siglos XIX-XX. Serie: Ceniceros Villarreal Rafael. Caja: 10. Protocolo: 46. Fojas 15-16. Año: 1911

Directora del Archivo Histórico
del Estado de Zacatecas