×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Historia documental de Zacatecas
Vecinos exigen solución a problema social
María Auxilio Maldonado
~
08 de Agosto del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Calle Fernando Villalpando Instituto de Ciencias.

En esta ocasión me permito mostrar el contenido de un documento de 1889, en donde los vecinos de una de las calles del centro de esta ciudad capital, exponen ante la autoridad por medio de un manuscrito, su inconformidad, expresando que se realizan prácticas que consideran no son apropiadas para que se hagan en la vía pública y exhiben también las razones.


“A la Honorable Asamblea... 
Los que suscriben de esta vecindad, y domiciliados en la calle de Jesús de Yanguas, ante la Ilustre Corporación Municipal, con el respeto debido exponemos: que estando dispuesto por el artículo 228 del Reglamento de Policía vigente, que las mujeres públicas que se encuentren radicadas cerca de las escuelas y otros institutos de beneficencia y de cualquiera oficina pública, sean excluidas del centro de la población; y como en la actualidad, en vez de alejarlas de los establecimientos referidos se les permite residir más cerca de ellos, ocurrimos a esa Respetable Asamblea, pidiendo el exacto cumplimiento del indicado artículo, a efecto de precaver a nuestras inocentes familias del repugnante contacto de esa lepra, que por su inmediación a las casas que habitamos, hay que sufrir las funestas consecuencias de que son causa sus actos inmorales y escandalosos.


No solo nuestras familias resultan perjudicadas, también las de otros puntos son víctimas del contagio supuesto que al pasar los niños que concurren a la escuela González Ortega, por la calle de Yanguas y callejón del Toro, oyen las obscenidades de las meretrices y aún presencian actos que repudian la moral y buenas costumbres.


Esto, tratándose de familias que residen un poco más lejos de los llamados burdeles o casas de prostitución; nosotros que diariamente y a cada momento tenemos por necesidad que presenciar esos desmanes, no es posible soportarlos por más tiempo, sino es cambiando de residencia con perjuicio de nuestros pequeños medios de subsistir, supuesto que si habitamos en este barrio es por la inmediación en que se encuentra el establecimiento de beneficencia donde trabajamos.


Y si a todo lo expuesto se agrega los escándalos que noche por noche tienen lugar en esos focos inmundos de prostitución y de embriaguez, se tendrá una idea de lo mucho que sufrimos con esa gente de vida licenciosa que poco o nada preocupa a los guardianes del orden público, supuesto que permanecen impasibles a la vista de semejantes ataques a la tranquilidad de las familias...


Por las razones que someramente hemos expuesto venimos a suplicar con encarecimiento a la Respetable Asamblea, se digne en obsequio a la moral, y en bien de las familias de una parte de sus comitentes, decretar de conformidad a nuestra solicitud, por ser de justicia y en debido acatamiento a lo previsto por el Código de Policía que tan sabiamente fue formulado y cuya sanción acaba de recibir con beneplácito de todas las clases de nuestra sociedad. 


Protestamos lo necesario. Zacatecas, febrero 13 de 1889.
Catarino G. Peña. Petronilo Almanza. Julio Ortega. Marcos Robles...”

AHEZ. Fondo: Ayuntamiento de Zacatecas. Serie: Seguridad Pública. Caja 2. Año: 1889.

Directora del Archivo Histórico
del Estado de Zacatecas