×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Reflexiones
Ni tanto despilfarrar ni tanta austeridad
Isabel Orendain
~
04 de Agosto del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Es necesario encontrar el equilibrio entre una vida de lujos y una llena de privaciones.

En una reunión familiar el mes pasado en donde estábamos integrantes de todas las edades, había abuelos, tíos, primos, sobrinos, gente de todo el país, platicamos de todo.


Una de las pláticas que más nos impactó fue la diferencia de vida actual entre dos tíos ya de edad. Uno  de ellos que es abogado siempre tenía la fama de rico pues se dio muy buena vida, hoy a sus 80 años sigue trabajando porque no tiene dinero para poderse mantener.


El otro es doctor de 85 años que su vida fue muy austera y nunca se dio buena vida, ahora podemos decir que  es más rico que el de 80. La historia del abogado es que con su trabajo honrado llegó a ser socio de un muy importante despacho de abogados, ganaba mucho dinero y vivió muy bien él y su familia muchos años, viajaban y tenían muchos lujos.


El tío doctor no se daba ningún lujo pero lo que ganaba lo invertía en fincas qué ahora renta y vive de sus rentas sin problemas y con buena liquidez.  Hay que reflexionar para que no nos pase lo de ninguno de los dos, pero claramente se ve que hay que ser cuidadosos y planear el futuro y no gastar más de lo que tenemos.


Hay que darnos cuenta de que es muy difícil prever ya que siempre está la tentación de gastar y de suponer que siempre nos va a ir bien, lo que es seguro es que va a llegar un punto en el que ya no podamos trabajar.  


Ojalá que podamos prever y podamos llegar a comprar algún local o alguna finca para luego vivir de las rentas y llegar al punto medio de no ser ni como el abogado ni como el doctor: ni tan despilfarrador ni tan austero y poder combinar el ahorrar e invertir  con  una buena vida.