×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Reflexiones
Farol de la calle
Isabel Orendain
~
28 de Julio del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / El esfuerzo por estar bien debe hacerse igual para con las visitas y la familia.

La casa es el lugar en donde los miembros de la familia se tienen que sentir libres, felices y acogidos.Un aspecto muy importante para lograr esto es tener paciencia y muy en especial dominar  nuestro carácter; no puede ser que todos tus amigos opinen que tú o tu marido tienen un súper carácter y que en la la casa sean unos ogros.


No hay que ser como dice el dicho “farol de la calle, oscuridad de la casa”; debemos de dar lo mejor de nosotros a nuestra familia y controlar nuestro carácter.

 

Para eso, lo mejor es conocerse a si mismo, estar conscientes y luchar por mejorar y enseñarles desde chicos a los niños, a dar lo mejor de uno mismo en la casa, enseñarles a contener la ira, enseñarles que el hombre por naturaleza tiene  voluntad e inteligencia para dominar sus sentimientos negativos, enseñarles que no somos animales para seguir nuestros instintos.


Otro aspecto para lograr que nuestra casa sea acogedora y bonita es tenerla siempre limpia y ordenada, pero no por eso vamos a hacerla intocable para nuestra familia que es la que vive allí.
Hay que ponerse a pensar para quién se compraron los muebles, ¿de quién son? ¿de tus visitas o de ti , tu cónyuge y tus hijos? Qué triste es ver que en muchos casos a los hijos en su propia casa no se les deje sentar en la sala , y que los muebles sólo se usen para cuando vienen las visitas. 


No lo niego y sí sucede que en algunas casas los niños juegan y brincan en los sillones y muchas veces los llegan a maltratar y ensuciar.


Si tu piensas que tus hijos o nietos van a maltratar los muebles, para que no los destruyan debes de poner reglas, te debes de poner exigente y los niños son educados y obedecen no los van a destruir y los van a usar sin maltratarlos y ensuciarlos.  


También otra manera para que tu familia se sienta feliz y acogida, es que a la hora de cocinar, el que cocina se debe de esmerar para los de la casa igual, que para cuando se tienen visitas. Hay que hacer el esfuerzo para que se preparen los platillos que le gusta a cada uno, puedes organizarte y  escoger un día a la semana para prepararlos.


Un buen momento para preparar esos platillos y consentirlos es el día que cumplen años o en fechas especiales como aniversarios, graduaciones, etcétera. Si siempre quisiste tener un hogar feliz, ahora es el momento; los puntos mencionados en este artículo son algunos de muchos que te ayudarán a lograrlo.


Decídete ya a tener una casa en donde todos se sientan acogidos, libres y felices.