×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Historia documental de Zacatecas
Se fugaron de la cárcel
María Auxilio Maldonado Romero
~
27 de Junio del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Expulsados los jesuitas el ayuntamiento estableció la Cárcel de Hombres.

Si analizamos el título de la presente colaboración, puede parecer que se hace referencia  a un tema de la época en que estamos viviendo. Sin embargo y sin hacer referencia a los tiempos actuales se comparte un manuscrito que da cuenta de un suceso que a pesar de los años sigue presentándose y del cual han informado oportunamente los medios de comunicación. 


“En este día, los alcaldes ordinarios se han despertado muy temprano en la mañana, con la novedad de que las puertas de las bartolinas de la cárcel se encontraban abiertas, y puesto que la noche anterior el alcaide había revisado que quedarán bien cerradas, se percató de la falta de  varios reos, entre ellos el cabo Marcelo Borrego, quien había sido sentenciado a muerte, Antonio Rodríguez, alias blanquillo, procesado por ladrón, Onofre Rodríguez, alias Comino, por haberse fugado del hospital de Belén de la ciudad de Guadalajara, en donde había sido sentenciado a cumplir condena con trabajos forzados, Manuel Mitre, alias el Venenoso, el soldado José María Ysaguirre, compañero de Mitre, presos por indicios de homicidio y Trinidad Castillo que se hallaba encarcelado por el delito de concubinato, el cual el  día de hoy habría de quedar en libertad.


Después de haberse reconocido todas las puertas y ventanas de la cárcel, se ha dado cuenta de la manera cómo se llevó a cabo la fuga.


La noche anterior, como ya se hizo referencia, el alcaide de la cárcel dice se aseguró que todas las puertas estuvieran bien cerradas y se retiró a descansar plácidamente en los brazos de “Morfeo”, entonces, al parecer, los reos salieron de sus bartolinas llegando al patio, subieron a la azotea por una escalera que hicieron con el cepo, dos mordazas, y algunos palos, en que hallaron en un cuarto contiguo.

 

La escalera llegó hasta el pretil de la azotea de los comunes de la cárcel de las mujeres, en donde se encontró descolgado un lazo de ixtle que daba para la trascalle de la cárcel, hasta una ventana de la casa de doña Eligía Saldaña.


La ruta de la fuga está bien establecida, la única duda que existe es que el parecer del maestro herrero, las cerraduras nunca fueron violadas, diciendo que: según su leal  saber y entender, las cerraduras de ninguna de las bartolinas no se hallaron falseadas, afirmando también que cuando esto sucede quedan inservibles y no se pueden cerrar, y cuando hizo el reconocimiento de ellas todas se abrieron con las llaves que fueron cerradas la noche anterior, y además dado el caso de que las chapas sólo se abren por fuera y no por dentro, se señala que para llevar a cabo sus fines, los reos tuvieron que haber recibido ayuda de alguno de los empleados de la cárcel.


Don José Martínez, alcaide de dicha cárcel, es el principal sospechoso de haber colaborado en la fuga. 


Seguiremos informándolos de los avances de las investigaciones”.
AHEZ. Fondo: Poder Judicial.  Serie: Criminal. Año: 1819.