×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Historia documental de Zacatecas
Presenta examen para obtener su título de cirujano
María Auxilio Maldonado Romero
~
20 de Junio del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Antiguo Instituto de Ciencia. Cortesía: Departamento de Patrimonio Universitario

En la presente temporada está por concluir en todo el país el ciclo escolar para la mayoría de los estudiantes que cursan su educación en los diferentes niveles, desde la básica hasta la superior.

Sin embargo,  quienes ya que han culminado sus estudios de licenciatura, su servicio social y sus trabajos de tesis, están por iniciar los trámites para obtener su título profesional.

En la actualidad contamos con una gran cantidad de carreras universitarias, pero ello no les asegura a los estudiantes que las culminan, puedan entrar rápidamente al competidísimo mercado laboral,  ya que existe una gran demanda en todas las disciplinas y muy poca oferta.

Es por ello,  que aun cuando no es determinante,  si es importante contar con la mayor preparación académica para poder competir en el mencionado mercado.

A continuación se comparte el manuscrito en donde se describe el desarrollo del examen para  obtener el título de cirujano,  al pasante del arte de cirugía,   don José de Villaseñor y Vergara, originario de la ciudad de México y vecino de la Villa de Santa Fe, Real y Minas de Guanajuato, en al año de  1721.

 “Título de cirujano.  In dei nomine, amén.

Nosotros los doctores, Don Juan de Brisuelas, catedrático propietario de prima de medicina en la Real Universidad de esta Corte, don Juan José de Brisuela, catedrático propietario de vísperas de medicina en dicha Real Universidad, médico de cámara del excelentísimo señor marqués de Balero, virrey gobernador y capitán general de esta Nueva España y de presos del Santo Oficio de la Inquisición de este reino y don Marcos José Salgado, catedrático de método en dicha Real Universidad, protomédicos, jueces, alcaldes, examinadores generales de todos los médicos cirujanos, boticarios, barberos, hernistas y algebristas del Real Tribunal del Protomedicato de esta Nueva España, por el rey nuestro señor, que dios guarde.

Hacemos saber a todos los jueces y justicias de su real corona como ante nosotros, pareció don José de Villaseñor y Vergara, originario de esta ciudad de México y vecino de la Villa de Santa Fe, Real y Minas de Guanajuato, pasante del arte de cirugía, anatomía, álgebra y hernista, el cual es alto, de cuerpo delgado, color trigueño, ojos pardos, un lunar en la punta de la barba al lado siniestro, con señales de viruelas en el rostro y otro lunar en el dedo meñique de la mano siniestra, el pelo negro con todo y las puntas ensortijadas y por petición que presentó a los veinte y dos del corriente, nos hizo relación diciendo que como constaba de la información que con la debida solemnidad y juramento necesario, presentaba constaba haber practicado dicho arte, como así mismo la certificación de su fe de bautismo, dada por el licenciado don José de la Rave, cura más antiguo de esta santa iglesia catedral metropolitana, su data dicho día veinte y dos de enero, en que por ella consta ser español cristiano viejo e hijo legítimo del alférez don José de Vergara y de doña María Teresa de Arias y Garnica, difuntos y de que a más de ella ofrecía información que habiéndose mandado así, y visto por la antecedente haber practicado dicho arte, así en dicha Villa de Santa Fe, como en la ciudad de Sevilla, ciudad de la de Europa y en la de Valladolid de este reino, más tiempo del dispuesto por reales pragmáticas, y concluyó pidiendo le admitiésemos a examen para maestro de dichas artes, juró en forma dicho su pedimento no ser de malicia que por nosotros visto le hubimos por presentado y mandamos el que con citación del promotor fiscal de este tribunal, se le recibiese la que ofrecía y hecha se llevasen al asesor general, para que diera su parecer, y habiéndola dado con cierto número de testigos y llevándose a dichos fiscal y asesor por la respuesta y parecer que dieron, la declararon por bastante, por estar según reales pragmáticas y habiéndonos conformado con dicho parecer, admitimos al suplicante al examen que pretendía, para cuyo efecto le señalamos el día veinte y cinco del corriente mes de enero y año de la fecha, y que compareciese en dicha nuestra sala a ser examinado y habiéndolo ejecutado así, presente don José Benítez, maestro examinado en dichas artes y nombrado por nosotros para dicho examen que aceptó y juró dicho cargo de usarle bien y fielmente sin dolo ni encubierta alguna, le hicimos las preguntas y repreguntas siguientes: ¿Qué enfermedades pertenecen al cirujano? ¿Qué instrumentos ha de tener el cirujano? ¿Cuáles son los instrumentos medicinales? ¿Qué es cirugía? ¿Qué es teórica, y qué es práctica? ¿Qué son cosas naturales? ¿Qué es indicación, qué contraindicante? ¿Qué es anatomía, anatomía del brazo? ¿Cómo se cura la dislocación? ¿En qué se distingue la llaga de la herida? ¿Cuántas terminaciones hay en los tumores? ¿En cuántas partes se usa de repercusivos y en cuántas no? ¿Cuántos géneros hay de repercusivos? ¿Cuántos tiempos tienen los tumores, qué medicamentos en cada tiempo? ¿Cuántos géneros de ligaduras? ¿Qué agujas ha menester el cirujano? ¿Cómo se curará una herida en la cara sin puntos? ¿Cómo se hace anatomía del pecho? ¿Qué géneros de costillas hay, cuáles verdaderas y cuáles falsas? ¿Si se pueden dislocar las costillas? ¿Qué es dislocación? ¿Qué enfermedades pueden padecer las costillas? ¿Cómo se cura el pecho lastimado de la rueda de un coche? ¿En qué se conoce la fractura de las costillas? ¿Qué es subintración? ¿De qué parte se conoce las partes lastimadas? ¿Cómo se cura la subintración de las costillas? ¿Qué se debe temer de una subintración? ¿Con qué se defienden de una inflamación? ¿Qué medicamentos hay para la contusión? ¿Cuáles son los aceites Anadinos? ¿Qué temor puede resultar de la contusión? ¿Qué es flemón? ¿Cómo se cura el tumor? ¡Qué señales hay para la supuración? ¿De cuántos modos se abre la apostema? ¿Cuál es mejor modo de abrir si con lanceta o con cáustico? ¿Cuántas maneras hay de quebraduras? ¿Qué bebidas y qué modo de vivir? ¿Qué es cabeza, de qué partes se compone? ¿Qué es conmoción? ¿En qué se distingue la subintración de la conmoción? ¿Cómo se cura la subintración? ¿Qué cosa es morbogálico? y otras muchas preguntas y repreguntas que le hicimos en orden a la teórica de dicho arte de cirugía, anatomía, álgebra y hernista, y para la práctica pasamos al hospital de nuestra señora de la Concepción y Jesús Nazareno, en donde reconoció tres enfermos, el primero en cama número nueve de tumor supurado, es el segundo número veinte y cinco de una úlcera en el nadano; el tercero, cama número veinte y seis de úlcera caquete, a los cuales tomó indicación muy atento y sobre dichos accidentes y enfermedades, le hicimos varias y diversas preguntas en orden a sus curaciones, así en lo particular como en lo general de dicho arte de cirugía, anatomía, álgebra y hernística, a que satisfizo a todo ello, demostrando su mucho celo y aplicación, por lo cual y por lo que nos declaró dicho maestro aprobamos públicamente a el dicho don José de Villaseñor y Vergara, en la teórica y práctica de dicho arte de cirugía, anatomía, álgebra y hernista, a quien mandamos hiciese el juramento acostumbrado de defender el misterio de la pura y limpia concepción de nuestra señora la virgen María, guardar las pragmáticas de este real tribunal, hacer limosna a los pobres en el llevar de su trabajo, pagar el real derecho de media anata, el cual está satisfecho, mediante lo cual le conferimos el poder, facultad y licencia que de derecho se requiere y es necesario para el uso y ejercicio de dicho arte y que lo pueda usar y ejercer libremente en todas las ciudades, villas, minas, puertos, pueblos y lugares donde viviere o residiere, trayendo consigo uno, dos o más practicantes, poniendo rótulo en las puertas de su casa, y de parte de su majestad, que dios guarde, exhortamos y requerimos a dichos sus jueces y justicias y de la nuestra, rogamos y encargamos hayan y tengan por tal maestro examinado y aprobado al dicho don José de Villaseñor y Vergara, y se lo dejen usar libremente sin que consientan el que se le ponga óbice ni calumnia alguna antes sí le manden darle favor y ayuda que necesitare y le guarden y hagan guardar todas las honras, excepciones que por razón de dicho arte le son concedidas, pena de las impuestas por su majestad y de diez mil marcos, aplicados según real voluntad contra los que se entrometen en justicia y jurisdicción que no les toca. Dada por nuestro mandado, en la sala de nuestra Audiencia y Juzgado del Real Tribunal del Protomedicato de esta Nueva España, a veinte y cinco de enero de mil setecientos y veinte y un años, y lo firmamos en el original y registro en que interponemos nuestra autoridad y judicial decreto, cuanto ha lugar por derecho. Doctor don Juan de Brisuelas. Doctor don Juan José de Brisuelas. Doctor don Marcos José Salgado. Y Felipe Muñoz de Castro, escribano de su majestad y nombrado por ausencia del Real Tribunal del Protomedicato de esta Nueva España que presente fui con dichos señores doctores protomédicos la hice escribir por su mandado. En testimonio de verdad, hago mi signo. Felipe Muñoz de Castro, escribano real”. 

 

Directora del Archivo Histórico
del Estado de Zacatecas