×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Reflexiones
Educar la voluntad
Isabel Orendain
~
05 de Mayo del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Formar a los hijos desde pequeños les garantizará una mejor vida en la que puedan elegir lo que más les convenga.

Hay que educar a los hijos para que tengan voluntad, hijos fuertes que no caigan a la primera a sus instintos y deseos. 


Todo depende de nosotros los padres, no debemos de ser sus proveedores instantáneos, estamos creando niños que quieren satisfacer sus necesidades al instante, eso los va a perjudicar en el futuro, vas a crear unos monstruitos, afectando toda tu dinámica familiar.

Podemos empezar no dándoles dulces en el preciso momento en que lo pidan, decirles “todavía no es hora, en 30 minutos”, eso cuando son chiquitos, luego más grandes puede ser un programa de tele, luego la computadora , el celular y así... 

Hay que fomentar el orden en sus vidas y la voluntad para no querer todo al instante. Si les formamos la voluntad desde pequeños, luego van a ser personas responsables y respetuosas para sus relaciones de amistad , noviazgo, de trabajo y van a luchar por lo que de verdad quieren, por lo que vale la pena.

Está comprobado que a medida que la persona tiene más voluntad, se gobierna mejor a sí misma, y no se deja llevar por el estímulo inmediato. Este dominio personal hace que los hijos no hagan lo que les atrae, no sigan sus instintos y no escojan lo más fácil y cómodo, sino que escojan lo que es mejor, que escojan el mayor bien para sus vidas.

Hay que reflexionar y darnos cuenta de que la educación en la voluntad no va sola; siempre debe de ir acompañada por la educación en otras virtudes muy importantes. Si fomentamos la voluntad en nuestros hijos, debemos de fomentar a la vez el orden, la tenacidad, la disciplina, la alegría, la esperanza con la mirada puesta en el futuro, en la meta. El resultado será que alcanzarán las metas que se han propuesto y serán unas personas maduras, equilibradas y felices. 

Tú como padre, no debes olvidar que esta educación en la voluntad debe de hacerse con mucha disciplina y cariño de tu parte.

Como todo lo que vale la pena, esta tarea no es fácil, sobre todo en un mundo tan permisivo como el que vivimos que no favorece en casi nada la formación de la voluntad; pero debes luchar contra corriente, pues en un futuro vas a tener la satisfaccion de ver a tus hijos como personas exitosas, que luchan por un mundo mejor.