Tuesday 28 de February de 2017

Saludable debate 

J. Luis Medina Lizalde      26 Feb 2017 23:22:42

Los exgobernadores zacatecanos  Genaro  Borrego Estrada y Arturo Romo Gutiérrez, entrevistados por separado en Radio Zacatecas, asumieron posturas diametralmente opuestas en torno al impuesto ecológico. El primero enfáticamente en contra de la introducción del gravamen y el segundo decididamente a favor. 
Es agradecible la claridad con la que cada uno expresó su punto de vista, sin pretender salirse por la tangente,  lo mismo han hecho otros actores de la vida pública zacatecana, partidos políticos, en la medida en que transcurre la discusión pública se asoma el periodismo que simpatiza con una u otra postura sin que falte el que solo se limita a dar voz a las posici0nes sin ir más allá.
El sector privado zacatecano aparece venturosamente dividido en el tema, ya no todos compran las ilusiones del  “Clúster minero”  con su cauda imaginaria de proveedores locales, que suman   “la creación de empleos” para avalar la atracción subsidiada  de inversiones foráneas  que cuentan con estímulos  que se les regatea a los empresarios locales.
El sindicalismo oficial y no oficial sigue sin tomar la palabra en el tema. Los políticos priístas y asociados  eluden mientras pueden apoyar al jefe próximo en contra del jefe máximo o viceversa,  y asumen un tono casi sacerdotal exhortando al diálogo para no dar mucho color.   
Según mi percepción de la discusión, la peor parte se la lleva el sector minero debido a los frecuentes conflictos que protagoniza  con comunidades, ejidos y trabajadores  y al rol que juega el grupo de Carlos Pavón, que sabotea ceremonias oficiales con una agresividad que rebasa con mucho a los más combativos movimientos sociales para reclamar la derogación del multicitado impuesto, comportamiento que  sociedad le “carga” a los consorcios mineros.
La empresa cervecera  se ha manejado con eficacia jurídica y prudencia política contrastante con las mineras, actitud que le ha acarreado menos severidad crítica hasta ahora.
Tampoco han salido bien librados los gobernantes anteriores al actual, debido a que el catastrófico panorama que describió el gobierno de Tello respecto las finanzas que recibió ha sido aprovechado por los que combaten el impuesto, señalando que  tiene un carácter recaudatorio que pretende tapar los hoyos dejados “por  gobiernos anteriores” , por cierto muy complacientes con ese sector.
 
Hacer lo que se dice, pensar lo que se hace
Alejandro Tello  tiene un problema para capitalizar a su favor  la percepción generalizada  de comportamiento abusivo de las mineras. Lo marcó como proclive a esos consorcios  su activismo a favor de que no se concretara la protección de una superficie de la zona minera del estado de  más de 2 millones de hectáreas  declarándola reserva de la biósfera , tal como  lo promovía  el Gobierno Federal. 
Nunca entendió que tal normatividad le daría fortaleza negociadora, ahora que enfrenta la controversia interpuesta por Peña Nieto caerá en la cuenta que el Gobierno Federal  no buscaba frenar la minería sino introducir un marco jurídico de protección  ambiental gestado  por convenciones internacionales.
Conspira también contra la capitalización a su favor del sentimiento popular contra los capitales depredadores de la naturaleza, el infortunado lance de su gobierno contra los humildes moradores del  viejo Salaverna. 
No es difícil sostener que solo una minoría conservadora de la sociedad se alinea a las posiciones de las grandes empresas mineras en Zacatecas.
Fracasa el acaramelado discurso oficial que convierte a los funcionarios públicos en agentes de relaciones públicas de las empresas que se asoman (esta misma semana se incurre en el aldeanismo gubernamental con una comercializadora de mezcales),  pero corremos el riesgo de esterilizar el debate si no trascendemos los términos planteados, como acertadamente lo sugiere el académico Miguel Moctezuma Longoria al señalar la necesidad de transformar el modelo recaudatorio vigente.
 
Desgastarse o fortalecerse
Para fortalecerse como gobernante,  Alejandro Tello tendrá que apostar a la congruencia con lo que dice: “Mi compromiso es con los zacatecanos, no con las mineras”.
Al cabo no le van a perdonar haga lo que haga. También cuando dice “estimo a Peña Nieto pero a mí me eligieron los zacatecanos”.    
Un gobernante  vale lo que vale su palabra . Nos encontramos el jueves en El Recreo.  







Compartir:
J. Luis Medina Lizalde
Originario de la comunidad Francisco I Madero, municipio de Zacatecas, es abogado, maestro en Ciencia Política y docente jubilado de la Universidad Autónoma de Zacatecas. Periodista radiofónico y columnista, también es autor de varios libros, ensayos y artículos periodísticos. Ha sido presidente estatal del Partido de la Revolución Democrática y consejero nacional del mismo partido. Fue diputado federal de la 59 Legislatura. Actualmente es coordinador estatal de la asociación Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).
luismedinalizalde@gmail.com
Artículos anteriores:
Peña Nieto, mayordomo de transnacionales  
Un fantasma recorre el mundo, el fantasma de desempleo  
Paralizante doble moral  
Falta oficio político cuando más se necesita  
Otra ley minera, solución de fondo  



Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.91
Venta 20.41
€uro
Compra 21.09
Venta 21.59

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad